Isis

Educación de una perra con alto nivel de estrés

Descripción previa

Hembra Pastor Belga de Raza Malinois de 7 años de edad. Isis es una perra insegura y desconfiada, tanto con los perros conocidos como desconocidos, y da igual sean hembras o machos.

El nivel de estrés que muestra cuando se encuentra con otro perro es tan alto que ni es capaz de utilizar el olfato para distinguir el sexo del mismo y opta por echarse hacia ellos a modo de autodefensa. Isis se ha peleado con varios perros y desde el momento que sale de casa ya va en tensión y al acecho de que aparezca algún perro. Por este motivo va tirando fuertemente de la correa y a su dueña Loli se le hace muy complicado poder pasearla, pero aun así tiene sus buenas horas de paseo diarias con el esfuerzo que para ella supone.

Isis con la gente es una perra de las más cariñosas que he visto en años, es un cielo de perra, por lo que entiendo que su problema de comportamiento con los perros ha venido provocado por malas experiencias que haya podido tener o una pobre socialización en las primeras fases de su vida. Loli ha sido clienta de Ramalladas hace muchos años, y ya le hemos ayudado con sus anteriores perros ya hace más de 10 años.

Trabajo y resultado

A pesar de que la perra vive en Vigo, debido a su reacción agresiva hacia otros perros hemos decidido que se venga a nuestras instalaciones en Ramalladas durante la fase inicial del trabajo, ya que en estos casos recomiendo un trabajo inclusivo e intensivo, es decir de poco serviría que Isis viniese a diario a nuestro centro o nosotros a su casa un rato, si luego va a seguir mostrando su comportamiento el resto del día. De este forma nunca conseguiríamos ayudarla, pero en Ramalladas por el contrario, ha estado con perros controlados que nos ayudan a hacer que las perras de su perfil ganen poco a poco seguridad y confianza, y pierdan el bloqueo y bucle en el que están inmersas.

Isis al principio no quería saber nada de otros perros, cada vez que le mostrábamos uno a distancia se encendía y se iba a por él, independientemente  fuese hembra o macho, lo cual es un indicio de que está tan agarrotada que ni se para discernir el sexo del perro. Por tanto. eliminamos el conflicto social que aparece entre perros del mismo sexo, ya que en el caso de Isis no era la causa de su comportamiento.

Trabajamos por una parte su control de impulsos, ya que además del problema con los perros, también se mostraba posesiva con sus juguetes. Luego repasamos las ordenes que la perra sabía hacer, pero no con el suficiente nivel de exigencia necesario para controlar una perra de su tamaño, y finalmente la fuimos exponiendo a perros de todos los tamaños, razas y sexo, jugando con las distancias y tiempos de exposición.

Una vez nos fue dando confianza, trabajamos el contacto directo con perros en nuestro centro y en la calle, y en lugares neutrales. Al final, después de varias semanas de trabajo, Isis dejo de atacar a los perros e incluso competir por la pelota y juguetes con ellos sin el menor problema.

En la siguiente fase, introdujimos a Loli en el trabajo con la perra. Le dimos las habilidades y competencias necesarias para manejar a la perra en cualquier situación, hicimos simulacros de paseos con perros bajo su control y todo con unos espectaculares resultados.

Para finalizar el proceso, se llevó la perra a casa para probarla en su entorno y la mejoría fue bastante evidente, pero como siempre hacemos en Ramalladas, dejamos pasar unos días y para ir a ver sus progresos in situ  y poder generalizar los ejercicios en un entorno en el que antes se mostraba incontrolable. El resultado: todo fue de maravilla!!

Pasada otra semana, acudí finalmente a ver como se desenvolvían las dos en los paseos y comprobé que ambas tenían los nuevos hábitos instaurados, que los paseos con Isis se habían convertido en relajados y tranquilos, con lo cual solo me quedó dar  por finalizada mi ayuda y el proceso de rehabilitación de Isis.

Según Loli, ha pasado de regresar destrozada de los paseos por la frustración y la lucha que le provocaba el comportamiento de Isis, y de las broncas con otros dueños de perros, a disfrutarlos.  Según sus propias palabras: “Es increíble, es otra perra. La has cambiado completamente, ahora sale tranquila,  disfrutamos de los paseos y no hemos vuelto a tener problemas con otros perros”.

Doy por finalizado el trabajo con Isis, ya no necesitan de mi ayuda. Le he enseñado todas las destrezas y herramientas para seguir mejorando su actitud y comportamiento cada día, Loli sabe que puede contar conmigo para cualquier consulta o ayuda que pueda necesitar en el futuro.

Muchas gracias por confiar una vez más en mi trabajo como educador canino y enhorabuena a Loli que ha seguido a rajatabla cada consejo e indicación, a pesar de lo complicado que ha sido cambiar de hábitos con Isis.

Tiempo transcurrido para rehabilitar a Isis: 3 semanas y dos visitas a su domicilio.

Un abrazo.  Juan Freire